ESEN

Primera Generación

{ 1898 – 1930 }

Gaspar Vargas, Manuel Mendoza, Lino Quintero y Refugio Hernández Vargas fundaron el Mariachi Vargas (hoy Mariachi Vargas de Tecalitlán) el día 15 de septiembre de 1898 fecha en la cual el presidente municipal de Tecalitlán otorgó la aprobación oficial al contratarlos para tocar en la celebración local de las Fiestas Patrias.

A los 18 años de edad Gaspar Vargas organizo su propio mariachi, y así, el Mariachi Vargas empezó como un conjunto local y pueblerino de músicos de tiempo parcial. Su residencia Tecalitlán y sus integrantes originarios de la región del sur de Jalisco.

La agrupación, tiene mucha sonoridad pero sus músicos se vestían pobremente. No sabían nada de técnica musical, ni se daban cuenta de la admiración que producían los sones que ejecutaban. Su vida la pasaban tocando en fiestas verbenas de los pueblos. Era música lírica, alegre, festiva y original. Siempre que tocaban estaban rodeados por multitudes que los escuchaban con mucho entusiasmo.

Pronto el mejor mariachi de Tecalitlán que era el de Gaspar Vargas tomo gran fama, ellos tocaban de todo. El estilo de Gaspar Vargas al tocar trascendió fuera de la comarca y, además, el arpa, tocada por Manuel Mendoza causó admiración de todo el pueblo, no tenían rival, “Nadie como los de Tecalitlán”, decían los entendidos cuando se hablaba de mariachis.

Segunda Generación

{ 1931 – 1949 }

En los años de 1928 a 1930 el Mariachi Vargas ya tocaba en ciudades cercanas a Tecalitlán. En 1930 fueron a trabajar a la ciudad de México, representando al estado de colima, en una fiesta donde se presentó lo más típico y más localista de cada lugar de la república.

En 1931, un empresario de Tijuana los contrata y, ese mismo año, Silvestre Vargas (hijo de Gaspar Vargas que se integro como violinista en 1921) toma la dirección del mariachi y, como primer paso en su reorganización, decide agrandarlo invitando a dos elementos más.

EN 1933 con ahora siete elementos dotó de uniforme a su grupo con una versión de traje de charro campero. Ese mismo año triunfaron en otro concurso de Guadalajara y poco después, durante la campaña electoral de Lázaro Cárdenas, anduvieron con él por todos los ranchos de Jalisco.

En 1934, el conjunto se trasladó definitivamente a la capital mexicana y, con el auspicio del presidente Lázaro Cárdenas.

En 1937 empiezan a grabar sus primeros discos y a hacer intervenciones en el cine nacional, “Así es mi tierra”, fue su primera película y, a la fecha, han intervenido en más de 200 películas.

En 1941 en un intento por modernizar el sonido del mariachi, integran la trompeta, que en un principio se realizo como prueba. Silvestre Vargas lleva al grupo a Miguel Martínez, trompetista que ha sido, y sigue siendo considerado como modelo y padre del sonido y gusto que debe tener la trompeta en el mariachi.

En 1944, Rubén Fuentes (hijo de concertistas y músicos letrados) se integró al mariachi como violinista. Pronto aprendió de Silvestre Vargas la tradición de los sones mariacheros y de Manuel. Dos años después, tomó la dirección musical del grupo e inició la adecuación de los sones a partir de la técnica de solfeo. Exigió a los demás músicos que se prepararan musicalmente lo que provoco que varios de los integrantes del grupo se vieran forzados a retirarse, ya que se negaban a las intenciones modernizadoras de Fuentes, y gracias a su visión, la imagen y sonido del grupo cambió, se exigió mayor presentación y conocimiento.

Tercera Generación

{ 1950 - 1975 }

Rubén Fuentes se hace cargo de la dirección del grupo y, sin olvidar las raíces y tradición mariachera, inició una verdadera revolución del sonido que se había conservado un tanto primitivo e ingenuo. Se rompen Cánones y se transforma la sonoridad del Mariachi Varga, los huapangos y los sones se dejan de tocar en forma arbitraria (cada grupo los tocaba a su estilo) y “el Vargas” grabó los sones con arreglos y adaptaciones de Rubén Fuentes, y la mayoría de los demás mariachis se unifican a esas versiones tomando como ejemplo “el Vargas” y su influencia se extiende más allá del territorio nacional.

Los sones y huapangos adquieren nuevos rumbos y su evolución armónica conquista otros niveles que hacen de la música mexicana, la expresión nacionalista por excelencia y, a la vez, joven, moderna y progresista…

Empiezan las giras internacionales por Estados Unidos, Panamá, Ecuador, Colombia, Chile, Cuba, Argentina y Venezuela. “El Vargas” participa en un sin número de películas y acompaña (en el estudio y en vivo) a “los grandes” como Pedro Infante, Jorge negrete y Amalia Mendoza, Jose Alfredo Jiménez, etc.

A partir de 1953 sucede una serie de cambios, Gaspar Vargas se retira del grupo, en 1954 Rubén Fuentes se retira como ejecutante del Mariachi Vargas, y toma la Dirección Artística de la disquera RCA Víctor (conservando su puesto como Director Vargas se retira como ejecutante a fines de los 50’s.

Debido a sus compromisos de exclusividad con la RCA Víctor, el Mariachi Vargas de Tecalitlán tuvo que aparecer con otros nombres para tener posibilidad legal de grabar con otras firmas.

En 1966 el Marichi Vargas realiza una gira internacional que abarcó desde Marruecos hasta Japón, Hong Kong, Bangkok y Singapur. Pero la reacción que el Vargas de Tecalitlán causó en Indonesia es lo más sensacional que haya ocurrido. Bastaron: la aparición del Mariachi Vargas y los primeros acorde de L a Negra, para que 150 mil personas gritaran de entusiasmo.

Con la supervisión de Rubén Fuentes y la colaboración de Rigoberto Alfaro, Rodríguez de Hijar incorpora al repertorio piezas de música clásica. Se experimenta combinando ritmos de Sudamérica, junto con variantes de sones mariacheros y logran presentar ritmos novedosos. Se Grana “La Bikina” (que llegó a rivalizar con “el son de La Negra” como pieza emblemática del mariachi). A partir de este disco, los acordes se volvieron más complejos y se presagiaron varias tendencias musicales que se verían con mayor frecuencia en el mariachi.

Hacia 1973, la mayoría de los músicos del Mariachi Vargas leen música a primera vista y se consolida como el más celebrado del mundo. Nunca las piezas de ningún otro mariachi se han tocado con tanta frecuencia por otros grupos, y ningún estilo mariachero es imitado a tal grado. El titulo (que Rubén Fuentes ideara para ellos) de “El mejor mariachi del mundo” se convierte en sentencia positiva a nivel internacional.

Cuarta Generación

{ 1975 – 1999 }

En esta Generación, el mariachi Vargas de Tecalitlán, se encuentra más preparado que nunca, tanto en lo musical como en lo escénico. El grupo se ha convertido en una “marca” comercial, registrada a nivel mundial. Se instituye como una empresa que funciona en todos los niveles, el Mariachi Vargas se vuelve conocido mundialmente y representa a México donde quiera que se presenta. Viajan por Europa, Japón, Sudamérica, recorren Estados Unidos de costa a costa.

José “Pepe Martínez” se integra al grupo y al poco tiempo, por orden de Rubén Fuentes, se le deja la dirección musical y comienza a proyectarse como arreglista y compositor.

Se determina que los ejecutantes deben saber técnica musical, pero el estilo, el sabor, ya está establecido, ya cada quien sabe lo que se quiere. La interpretación de los temas se diversifica entre los músicos ( que se preparan al máximo vocalmente) y las canciones ahora son interpretadas con ensambles y armonías vocales.

A principios de los 80’s, el Mariachi Vargas vuelve a marcar la pauta tocando por primera vez junto con una Orquesta Sinfónica. De nuevo, con la dirección, producción y arreglos de Rubén Fuentes, el Mariachi Vargas diseñó y estableció la fusión de la música copiar lo nuevo del Mariachi Vargas para incluirlo en sus repertorios.

Se organizaron conciertos sinfónicos en muchos lugares y talleres donde los músicos del Mariachi Vargas imparten enseñanzas en su música a niños y adultos. Hacia su primer centenario, el Mariachi Vargas sigue honrando su tradición de interpretar fielmente la música del pueblo mexicano. Los conciertos internacionales se vuelven mucho más frecuente.

La modalidad de actuar como solistas de orquesta sinfónica se ha vuelto cotidiana; Guadalajara, Querétaro, Veracruz, Ciudad de México, Monterrey, y ciudades de Europa y el su de Estados unidos, han apreciado y disfrutado las actuaciones del Mariachi Vargas Sinfónico.

Quinta Generación

{ 2000 a la fecha }

La quinta generación apenas está escribiendo su propia historia, queda marcada por la salida de varios integrantes de la cuarta generación y su respectiva sustitución por nuevos elementos que han venido a refrescar y actualizar el sonido e imagen del Mariachi Vargas actual.

Un nuevo elemento, además de ser excelente ejecutante, debe ser excelente lector de música, proyectar una imagen don porte y gallardía, debe disfrutar el escenario como nadie y además haber muy buena química entre el aspirante y el resto de los elementos del grupo.

Las giras y presentaciones internacionales (solos o con sinfónica) se vuelven el día a día de la agrupación. Se mantiene la tradición de retomar material preexistente para conformar una música original pero, por otro lado, continúa con la línea vanguardista y experimentalista de la música pop del mariachi. El repertorio se renueva anualmente y, en esa actualización, se incluyen temas clásicos, rancheros populares, tradicionales y temas pop que están en boga. Se adaptan canciones originarias de otras partes del mundo y se fusionan los arreglos típicos con nuevas armonías y paseos melódicos propios de otros géneros, que lo hacen aun más espectacular.

Actualmente están apadrinando la carrera artística de Alejandra Orozco “La guadalajareña”.

Rubén Fuentes sigue a la cabeza del mariachi que marca la vanguardia mundial en este género. Gracias a su influencia y genialidad, ha inspirado a que se organicen mariachis en todas las latitudes del mundo, donde ninguno de sus integrantes es mexicano o tiene raíces en México ( algunos ni siquiera hablan español). Hoy se organizan festivales de mariachi, por todo el mundo (principalmente en Estado Unidos), donde casi siempre, el protagonista o invitado principal es el Mariachi Vargas. Estos eventos mantienen la imagen de un mariachi ostentoso. La “gala de mariachi” se he convertido en un espectáculo, en donde la significación tiende a combinar lo clásico y la tradición. El mariachi Vargas se ha vuelto un producto artístico y cultural, que gozan de gran demanda en el mercado internacional.

Hoy, el Mariachi Vargas de Tecalitlán representa la gallardía, el orgullo de sentirse oriundo de esta tierra mexicana. Todos los días nos representa ante el mundo, y todos los días escribe una nueva historia, siempre evolucionado, siempre celebrando el orgullo de ser El Mejor Mariachi Del Mundo, siempre siendo: El Mariachi Vargas de Tecalitlán.

¡Sí Señor!